CUATRO CERVEZAS NAVIDEÑAS

Por: Diego Barbosa                         
Salvator.jpg

Existen varios mitos e historias acerca del origen de las cervezas festivas o invernales; algunos creen que se deben a la tradición de los monjes bávaros de consumirlas durante el ayuno de festejos religiosos especiales, como la Navidad o la Pascua, y está la no tan romántica historia de que los cerveceros simplemente buscaban una cerveza que pudiera quitar el frío de la época, ya sea con ejemplares más especiados o con un mayor nivel de alcohol. Cualquiera que sea la razón real de su origen, es un verdadero gusto llegar a esta época del año para probar estos sabores complejos, por lo que me gustaría recomendarles cuatro cervezas que para mí deberían de nombrarse junto con el pavo, el bacalao y los romeritos cuando alguien te pregunte tu platillo navideño favorito.

Noche Buena, Bohemia

Empecemos por la más famosa de todas las cervezas invernales en México. Próxima a cumplir 100 años en México (1924) originaria de Orizaba, Veracruz, fue creada por cerveceros alemanes en un intento por recordar el estilo Bock, tan común en Alemania durante la temporada. Según la BJCP (programa de certificación para juzgar cervezas), la Bock es una Lager oscura con alto contenido de alcohol, fuerte sabor a malta y un sabor de lúpulo suficiente para emparejar los de la malta, permitiendo un poco de dulzor que permanece hasta el gusto final.

Si bien la Noche Buena se puede producir en cualquier momento del año, su perfil se disfruta más en los meses fríos; además, como toda Lager, una vez fermentada requiere varios días de maduración en temperaturas frías, algo más complejo en los meses calurosos. Es sin duda una de los exponentes con mejor relación calidad-precio que puedes encontrar en el mercado y su sabor tan maltoso y ligeramente amargo maridará perfectamente bien con cualquier platillo que acostumbren en tu familia.

Noche Buena.jpg

Sabor: maltoso, con notas a caramelo y ligeramente amargo; cuerpo y espuma ligeros

Grados de alcohol: 5.9%

Maridaje de temporada: por su ligereza, la recomiendo especialmente con bacalao.

Salvator, Paulaner
Salvator.jpg

Sabor: altamente maltoso y caramélico, amargor casi imperceptible

Grados de alcohol: 7.9%

Maridaje de temporada: su grado alcohólico y dulzor quedarán perfecto con el pavo relleno.

No puede haber un listado de cervezas estacionales sin mencionar a la madre de todas ellas: esta Doppelbock que, además de agua, lúpulo y malta, guarda 375 años de historia dentro de su botella. El estilo Doppelbock (doble bock) tiene amargor moderado que permite que la malta domine el sabor; por último, la intensidad del alcohol debe ser suave y tibio, invitándonos a celebrar las fiestas con otro trago. La Salvator es fiel al estilo con un alto gusto maltoso que no empalaga por su contraparte amarga.

Cuando digo que es la madre de todas las estacionales, no es sólo una frase: esta cerveza era producida en Múnich por los monjes de San Francisco de Paula (de ahí su nombre) y muchas Doppelbocks tienen nombres terminación en “ator”, ya sea como tributo a la prototípica Salvator, o para tomar ventaja de la popularidad de esta cerveza.

Santa Clausura, Insurgente

Dejando a un lado las Lager, hablemos del estilo Amber Ale, o, como la siguiente cerveza, Red Ale. Como su nombre indica, se caracteriza por su tono, producto de la combinación de maltas caramelo que también aportan ese delicioso sabor que me gusta describir como una manzana caramelizada y recién horneada.

En el caso de Santa Clausura, hablamos de una Imperial Red Ale, lo que significa que además de todas las características de una Red Ale común y corriente, tiene al menos el doble de alcohol, lo cual la hace perfecta para soportar el frío del invierno… y a uno o dos familiares no deseados.

La séptima edición de temporada de esta cerveza, antes conocida como Santa's Red, es una Imperial Red Ale hecha a base de una combinación de siete distintas maltas y azúcar morena, que le otorgan un cuerpo robusto y un porcentaje de alcohol digno de un verdadero vikingo.

Si su sabor a caramelo y su sensación en boca no te hacen pensar en la Navidad, espera a que veas su color de cedro rojo que definitivamente me dejo con la boca bien abierta (para poder tomarla lo más rápido posible).

Santa Clausura.jpg

Sabor: caramelo, manzana, toffe.

Grados de alcohol: 8%

Maridaje de temporada: ensalada de manzana, quesos suaves y cremosos.

Axis Espectral, Fauna
AxisSpectral_1024x1024@2x.png

Sabor: malta dulce, amaderada, piloncillo.

Grados de alcohol: 8%

Maridaje de temporada: pierna o lomo relleno, o cualquier carne roja.

Si hay un estilo de cerveza realmente considerado como invernal o navideño, es el Winter Ale; por algo lo lleva en el nombre. Aunque es difícil de definir, en resumen es una cerveza más fuerte, más oscura, especiada, a menudo con cuerpo generoso y gusto final que da calor/tibieza para la fría estación invernal; sin embargo, el comentario más atinado de la BJCP es: “Su balance general es la clave para presentar una cerveza navideña bien hecha. Los ingredientes especiales deben complementar a la cerveza de base y no abrumarla”. Esto último es complejo, pues los cerveceros suelen abusar en el uso de especias, cáscaras, adjuntos… que si bien tienen buen sabor, no siempre logran equilibrarse con los demás sabores de la cerveza. La Winter Ale que elegí es la Axis Espectral de Fauna, la cual ha venido hasta nosotros a compartirnos su pócima invernal que, lejos de helar tu paladar, abrigará tu corazón. Yo la llamo Navidad embotellada. Picante por las especias y dulce por el piloncillo, es una bomba de sabores y olores que no te debes de perder. Además, su aroma es tan fuerte como su sabor, por lo que es una de esas cervezas que te saben desde antes incluso de probarlas.